Translate

domingo, 26 de julio de 2015

La dominación británica de Menorca



    A principios del siglo XVIII, Gran Bretaña deseaba una base naval en el Mediterráneo Occidental y Mahón constituía un extraordinario puerto naval, por lo que los ingleses decidieron invadir Menorca mientras España estaba inserta en su Guerra de Sucesión. Tras la Paz de Utrecht, España cedió la Isla a la Corona británica, que mantuvo sus instituciones y leyes propias, excepto la Inquisición, que fue abolida. El catalán continuó siendo la lengua propia. 





        Richard Kane, que gobernó la Isla entre 1712 y 1736, creó infraestructuras, mejoró la agricultura y la economía y acabó con las incursiones piratas llegadas del norte de África, por lo que hoy en día se guarda un buen recuerdo de él. A su vez, cambió la capital de Ciudadela a Mahón. Se pasó del monocultivo de trigo a una agricultura diversificada (verduras, legumbres, viñas), se duplicó el número de vacas, se multiplicó por diez el de cerdos y las exportaciones de lana crecieron casi cuatro veces.
          Gracias a esta prosperidad, Menorca pasó de 16.000 habitantes en 1723 a más de 31.000 en 1790.   


                            

          Entre 1782 y 1798 Menorca estuvo bajo soberanía española, hasta que un ejército dirigido por el general Stuart desembarcó en la isla y derrotó a la guarnición española. Eso supuso una nueva dominación británica, pero solo duró hasta 1802, momento en que, con la Paz de Amiens, Menorca vuelve a estar bajo la Corona española.
        En estos momentos Menorca perdió sus instituciones de autogobierno y se impuso el centralismo. El catalán dejó de ser lengua oficial a favor del castellano y fue suprimida la libertad de comercio.
           
                              
           
           

5 comentarios:

  1. Fantástico Jane, no sabía nada de todo esto, me ha encantado saberlo y ha despertado mucho mi curiosidad por La casa de las flores muertas por supuesto.

    ResponderEliminar