Translate

lunes, 21 de septiembre de 2015

MARY BURNS



          A veces, durante el proceso de escritura, hay puertas que se dejan abiertas y luego nunca se retoman. En Hillock Park, el hecho de que el protagonista, John Doyle se criara en una minas de Salford, pequeña población al noroeste de Manchester, no es casual.

         En esas minas, y por esas fechas, trabajó una niña que pudiera haberse convertido en un personaje de la novela, pero finalmente no encontró allí su lugar. Me refiero a Mary Burns, hija de obreros procedentes de Deangaste y gran conocedora del mundo del proletariado. 





                                                                                       Mary Burns
           
          Su padre trabajaba en la tintorería de una fábrica de algodón y el sueldo era tan pequeño que sus dos hijas tuvieron que trabajar desde niñas. Más adelante, Mary tuvo más suerte y pudo abandonar la mina para decicarse al servicio en distintas casas. 

        En una de ellas, en 1843, conoció a Frederic Engels y rápidamente se enamoraron y comenzaron a convivir. Engels, que era contrario a las instituciones eclesiásticas, decidió no casarse y eso ofendió a Jenny von Whestphalen, la prometida y luego esposa de Marx, que era de familia distinguida. El escándalo aumentó cuando Lizzie, la hermana de Mary, también se fue a vivir con ellos. 




                                                                                   Lizzie Burns


        Mary y Lizzie, dos semianalfabetas, se convirtieron en guías fundamentales para que Engels conociera de primera mano los suburbios de Manchester y las zonas empobrecidas de Salford. Gracias a ellas, consiguió los suficientes datos para el maravilloso análisis que plasmó en su ensayo La situación de la clase obrera en Inglaterra, publicado en Alemania en 1844 (en Inglaterra no se publicaría hasta 1892) .

          Por desgracia, poco se sabe de Mary Burns, aparte de que en distintas cartas se la definió como bonita, ingeniosa y encantadora. También se sabe que más adelante comenzó a beber demasiado. Cuando en 1963 falleció, Engels escribió a Marx para contarle la noticia, pues él, al contrario que su esposa, sí sentía cariño por Mary, pero Marx tuvo la impertinencia de, en su respuesta, después de condolerse, pedir dinero a Engels, lo que supuso un distanciamiento entre ambos filósofos durante un tiempo.



                                                                                      Jenny Marx      


          La esposa de Marx, por supuesto, continuó escandalizada porque ahora Engels convivía con su cuñada Lizzie. Lo curioso es que Engels sí llegó a casarse con Lizzie, pero solo unas horas antes de que ella muriera y para satisfacer su deseo. 

         Como finalmente Mary Burns no apareció en Hillock Park, aprovecho esta ocasión para hacerle mi pequeño homenaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada